martes, 4 de junio de 2013

Mis comienzos en el Stand Up Paddle. La columna de Pedro Guttierrez nº 2


Pedro Gutierréz es un nombre recurrente en nuestra pagina. A cargo de la Federación Cantabrese de surf y más conocido por ser el coach nacional del equipo nacional de Stand Up Español en los primeros juegos mundiales ISA de SUP en Febrero pasado en Lima. Pueden leer su entrevista como coach nacional que le hicimos hace unos meses.

Si en mi anterior columna, os hablaba sobre como convertí mi hobbie en mi profesión, en  esta ocasión, os voy a hablar de cómo me introduje en el mundo del SURF A REMO.

ANTECEDENTES:
Toda mi vida he estado vinculado al mar, debido a que a muy temprana edad me aconsejaron los médicos acudir a darme baños de agua salada durante todo el año para paliar mis problemas de asma. Como comprenderéis aquí en mi tierra hace bastante frío, en invierno el agua está a unos 12 grados para subir en la época estival hasta los 20 de máxima, por lo que con menos de diez años se hacía bastante duro bañarse en la playa de El Sardinero. Esta playa es la primera que vio cabalgar a un surfista español, Jesús Fiochi, así que se respira Surf por todos los costados, lo que provoco que no tardara mucho en adquirir el material necesario para introducirme en el mundo de las olas. Como casi todo el mundo de mi época, comencé con un bodyboard básico sin aletas, para ir avanzando en esa modalidad poco a poco, incluso participando en eventos nacionales de la modalidad.


Mi adolescencia la pase surfeando con un bodyboard, además de hacer bodysurf y skimboard en verano con mis amigos, pero teniendo en mi mente el sueño de cabalgar las olas con un longboard. Os preguntaréis como un joven puede pensar en esa modalidad, incluso teniendo en casa a uno de los mejores surfistas de tabla corta del continente, pues muy sencillo me impacto la película del “GRAN MIÉRCOLES” y varias incursiones con una BARLAND que me dejo Amador Pérez en la playa de Somo. Afortunadamente, unas navidades, los Reyes Magos de Oriente, me trajeron un longboard Full&Cas con el que conseguí engancharme completamente a esa modalidad llegando a ser Campeón de Cantabria y siendo imbatido en mi querida playa de Somo. Con el paso de los años fui adquiriendo diferentes longboard con los que fui desafiando las principales olas de España, Portugal y Francia principalmente. Como aprendiz de “waterman”, podríamos decir que soy un padawan, jajaja, también adquirí una tabla corta para los días grandes y de olas huecas, además de haber probado la modalidad del kneeboard en varias épocas de mi vida. Para dar el salto al STAND UP PADDLE…


DESCUBRIMIENTO:
En diciembre de 2006, me fui de vacaciones con mi amigo Jeremías a las Islas Hawaii, para disfrutar de la cultura de surf, además de ver a mi hermano y sus amigos competir en la prestigiosa TRIPLE CORONA DE SURFING. Estuvimos prácticamente todo el tiempo en el conocido North Shore, ya que ellos competían allí, por lo que estuve surfeando con un longboard alquilado. Pero en una de nuestras excursiones a la capital, Honolulu, fuimos a la playa de Waikiki para divertirnos surfeando con unas tablas enormes que se alquilan al principio de su arenal, junto a la estatua de DUKE. Mientras estaba allí surfeando, de repente vimos pasar a una señora, no exagero si tendría en torno a los sesenta años, remando encima de una especie de longboard gigante, pensaba por aquel entonces, me quede totalmente perplejo, porque entre las canoas hawaianas y varias personas adultas paseando de pies encima de una tabla de surf, no daba crédito alguno a lo que estaba viviendo, pero me decía para mis adentros Hawaii es Hawaii. Mi segunda aparición por dicha playa pude observar a un joven adolescente supeando olas, en ese momento, ya alucine del todo, porque veía como alguien remaba de pies y con una enorme facilidad surcaba las pequeñas olas que le llegaban.


PRIMER CONTACTO:
Al cabo de unos años, dos para ser más exactos, me entere de que en Somo, estaba rondando una tabla de SUP, contacte con su propietario que era un conocido local de la playa que tenía intención de venderla. Me la acerco a casa de mi hermano, el veterano Lolis, uno de los primeros surfistas de España, que la tenía en su garaje. Se trataba de una GONG 12’. La veía en plan esto es enorme, que voy a hacer con tal artilugio, pesaba una barbaridad y encima no tenía agarradera, imaginaros el percal. Sin pensármelo baje corriendo con ella a probar fortuna en las olas, aparque en el parking pequeño de mi pueblo y sin ver el mar, salí pitando al agua, grave error porque estaba de más de un metro y todo eran barras de espuma. Ni corto ni perezoso me dispuse a intentarlo, no aguantaba mucho en pie porque las olas me tiraban aunque conseguí cogerme alguna. Tal fue el enganchón, a pesar del fracaso y del divertimento de los pioneros locales que no paraban de reírse desde el paseo, que lo primero que hice según llegue a casa fue conectarme a internet y analizar videos en youtube sobre esta disciplina surfera.




Para empezar como a muchos de vosotros, ser sinceros, cogía el remo al revés, claro pensaba que sería como en el remo, en el kayak o cualquier otra modalidad similar, pues me equivoque completamente, y para terminar, debía  intentar hacer un par de cosas antes de acudir al mar, por eso mis siguientes incursiones fueron días en el que la mar estaba plato para ir cogiéndole el tranquillo a dicha modalidad. Como os podéis imaginar adquirí la tabla y fui introduciendo con ella a todos mis amigos, familiares y curiosos que me preguntaban en la playa.  


LA EVOLUCIÓN DE MI QUIVER:
Al principio, como buen surfero, me dedicaba simplemente a intentar coger olas, pasando un poco del resto de posibilidades que me ofrecía el SUP, aunque de vez en cuando durante el verano aprovechaba para darme paseos por la zona cuando el mar estaba pequeño. Mi siguiente tabla fue una STARBOARD DRIVE 10’5 que adquirí a través de la tienda online de stand-up-surf.com, con la que me divertía mucho porque me permitía hacer todo tipo de trucos de longboard como hang-fives y hang tens. A continuación, seguía queriendo evolucionar en  el mundo de las olas un poco mas, por lo que busque algo mas pequeño consiguiendo una STARBOARD HERO 9’ de segunda mano que tenían a la venta en la escuela de Kite & SUP NORTHWIND de Somo, con esta tabla seguía un poco la misma forma de surcar las olas pero me permitía realizar algún giro que otro algo mas radical. El siguiente paso fue evolucionar tanto en formas como en materiales, pase de los modelos de epoxy a las tablas de carbono, adquiriendo en la misma tienda, una STARBOARD WIDE POINT 8’10” con la que comencé a desafiar otro tipo de olas más potentes y donde ya comencé a desarrollar un surfing mas moderno. Aunque no me iba nada mal, decidí dar el salto a algo más pequeño y compré su hermana pequeña la 8’2”, con la que estoy muy contento, y me va bien en todo tipo de olas. He probado así todo muchas marcas, modelos y diferentes tipos de SUP hasta encontrar lo que a mi me gusta o me funciona, cada uno tenemos una forma de surcar las olas por lo que creo conveniente probar y testear mucho antes de comprar algo.


OTRAS DISCIPLINAS:
De lo que mas orgulloso estoy de mi incursión en el surf a remo, es que me ha abierto aún mas mi mente con respecto al mundo y a la manera de afrontar la vida, no sé si tendrá que ver el hecho de ir de pies todo el tiempo o que nos da la posibilidad de hacer otras cosas que antes no hacía. Una de ellas es la de hacer largas travesías encima de una tabla de race, tras haber estado supeando de vez en cuando con mis tablas de olas para pasar el rato cuando no había en la playa ondas que surcar, decidí adquirir hace un año una STARBOARD RACE 12’6” x 29” que me permitiese divertirme remando tanto en flatwater como con olas. En estos momentos, estoy totalmente enganchado a los entrenamientos de carreras técnicas con olas, conocidas como BOP o Beach Race, incluso estoy metiendo más horas a esta modalidad que a la de olas.

Otra de las posibilidades que me ha permitido el mundo del SUP es la de surcar aguas bravas, si estáis leyendo bien, encima de un stand-up paddle se pueden desafiar los ríos. Lo he realizado ya un par de veces en aguas hostiles, la primera de ellas en Madrid, concretamente en el Río Lozoya, y la segunda de ellas en Castilla-La Mancha, donde pude deslizarme por los rápidos del Río Tajo, uno de los más largos e importantes de España. Tampoco puedo olvidarme de mis pinitos en el mundo del Yoga o Pilates encima de una tabla donde he disfrutado también mucho. Además del partido de SUP-Polo realizado en el embalse de Lozoya donde realice varias paradas al mas puro estilo Casillas, jajaja…


CONCLUSIÓN:
Como todo en esta corta vida es probar y disfrutar, así que os animo a que, viváis donde viváis, probéis todas las disciplinas que el SUP os permita desarrollar sin pensar en el que dirán. Si respetas serás respetado, vayas donde vayas y haciendo lo que hagas. KEEP SUPING.


No hay comentarios :

Publicar un comentario