miércoles, 22 de mayo de 2013

Video: Arnaud Frennet y el Desafio Lippi Corcovado.


Lo que prometía ser un desafío deportivo, terminó siendo una experiencia de vida.
Arnaud Frennet, embajador Lippi de Stand Up Paddle Aventura, llegó hasta Quellón con el fin de cruzar desde lo más remoto de la isla de Chiloé, hasta territorio virgen del continente, a los pies del volcán Corcovado.

La presencia del deportista causó revuelo en Quellón, ya que los lugareños tienen mucho respeto por este golfo que ha cobrado tantas vidas, pero también porque su travesía se asimila a las actividades que realizaban las tribus aborígenes que cruzaron del continente a Chiloé.

La acogida de los chilotes fue tremenda, quienes demostraron su hospitalidad y gusto por la buena vida, dejando una sensación de gratitud en Arnaud.

El Desafío Lippi Cruce Corcovado llevó a Arnaud a remar 50 kilómetros, desde Chiloé al continente, donde se realizó en 10 horas con 40 minutos.

Aquí abajo va el relato completo de esta aventura, en video.

Desafío Lippi Corcovado

Si hay algo que disfruto por sobre otras cosas en el SUP de Aventura, no es especialmente el hecho de remar horas y horas. Claro, me gusta esta parte del desafío físico, de empujar mis limites, y también de poder recorrer grandes distancias en el agua y descubrir nuevos lugares en silencio y libertad, pero para mi la aventura de una travesía empieza desde el primer momento que se genera el proyecto, y se termina recién el día que regreso a casa. Toda la parte previa de preparación, autorizaciones, logística y viaje, así como lo que sigue la travesía con su debida celebración y abrazos, son de las cosas que más disfruto. Si a veces estos momentos son engorrosos y difíciles, también son los que llevan a conocer nuevos lugares y su gente, y hacer nuevos amigos, aprender de ellos y crecer como persona.
En este aspecto, el Desafío Lippi Corcovado superó todas mis expectativas. Ya sabía de la gente de Chiloé, pero en este viaje aprendí mucho más y nos encontramos con un gran tesoro en el archipiélago.

Nos recibieron con una disposición ejemplar, y un gran interés en saber más del Stand Up Paddle y del porque las aguas Chilotes me atraían tanto. Prácticamente cada persona que conocí en la Isla me hizo la misma pregunta:

¿Por qué el Golfo del Corcovado?, ¿por qué elegiste este lugar? … cada vez me compliqué al momento de responder. Era muy difícil responder en pocas palabras, a cada persona explicaba algo un poco diferente. Simplemente muchas razones distintas se cumularon hasta un punto que pensé, “¡chuta, esto es! voy a intentar cruzar el Corcovado desde Chiloé hasta el continente”. Los mitos y las leyendas Chilotas, la ballena azul que elige estas aguas cada verano, el imponente y muy respetado Volcán Corcovado, las fuertes corrientes y el clima duro e imprevisible, entre otras cosas hacían mas atractiva esta aventura.
Cada vez que intenté explicar estas razones a la gente podía percibir que los hacía sentir orgulloso de su Isla, honrado de que hubiera venido a realizar esta travesía, y con mayor ganas de recibirnos en su mundo.

Esto fue para mi el mayor premio de toda esta aventura. Los Chilotes nos enseñaron de su Isla y sus leyendas, de su problemas actuales con la industria salmonera, de su pasado y de los Huillinches que también cruzaron el Corcovado cientos de años antes… sobre troncos! También encontramos lo que habíamos venido a buscar, la majestuosa Ballena Azul, un mar duro e imprevisible, y por supuesto lo esperable: un desafío de proporción en la travesía misma. Pero por sobre todo cerramos esta aventura con la sensación de haber conocido a personas excepcionales.

La Travesía en números:
14 pies, largo de la tabla Naish Glide
9 pulgadas, ancho del remo
47 kilómetros remados sin considerar desplazamiento superficial por corriente.
10h43 minutos
5 nudos, velocidad máxima alcanzada durante la travesía
2 hidropacks de 2 litros
2 manzanas, 1 plátano, 2 barras de cereales, y muchas nueces, almendras y dátiles consumidos durante la travesía
10 paradas en total, o para descansar o para tirarse al agua fría para control de deshidratación.
2 bengalas, 1 SPOT y 1 pito de seguridad
2 remos (1 “oficial”, y 1 de repuesto)
2 a 14 nudos de viento, principalmente Suroeste
5 horas de sueño solamente la noche anterior a la travesía
2600 kms en vehículo en 4 días.


Relato Arnaud Frennet. Fotos Philip Muller



No hay comentarios :

Publicar un comentario