miércoles, 24 de octubre de 2012

Reportaje Stand Up Latino: "Viaje al Sur" by Pat


Expedición en solitario al Sur de Chile con un stand up paddle inflable.

Patrick Rousseau, el autor de los SUPcomix y encargado de los Test para Standuplatino.com, nos cuenta aquí su pequeña semana de vacaciones en la región de los Lagos: 2000km en bus, 200km en moto, 300 km en autos de terceros, 870 km en auto de locación, 30 km a pie (ascensión y descenso), 40 km en transbordadores y 75 km en Stand Up Paddle!

Parte 1: El lago Tagua Tagua y el rio Puelo

La puerta del Bus estaba por abrirse cuando me di cuenta que mi adicción a los deportes de tablas había transformado cada uno de mis viajes en un tremendo transporte de materiales.  El porta equipaje o el pick-up de una camioneta estaban indispensables para mover  equipos de windsurf, tablas de snowboard, surf o stand up paddle. Pero en esta ocasión viajaba solo, decidido por explorar la lejana región de los lagos y gastar el menos dinero posible en transportes. Por supuesto, no iba a irme de vacación sin una tabla! Para disfrutar de los lagos y ríos, el stand up paddle era la opción, sin equivocación.  Pero un SUP mide entre 2,5 mts y 3,5 mts de largo. Es bastante más grande que una tabla de surf. Por suerte, el modelo que me había conseguido es inflable y cabe, con remo desmontable, bombín y traje de agua en una grande mochila. Al fin, me sentía liviano. Con el anochecer, el bus se puso en marcha.

Vuelta al Lago Llanquihue en moto.
Llegando a Puerto Varas doce horas más tarde, empecé para ir a saludar a Gonzalo Toro, un amigo y pionero del windsurf en Chile. Cuando supo de mis proyectos y equipajes, ofreció prestarme su moto para desplazarme adonde quería durante mi semana de vacaciones. Era una excelente idea a la cual no había pensado, pero había mucha lluvia pronosticada para el día siguiente. Tampoco quise abusar de su amabilidad y tenía ya otros planes armados para los días siguientes. Eso si, aproveche esta primera tarde para dar la vuelta completa del lago Llanquihue y conocer el lago Todos Los Santos con su máquina a dos ruedas! Tuve que hacer grandes esfuerzos para no pararme y sacar fotos a cada curva. A pesar de terminar mi vuelta con la cara congelada en este principio de primavera, mantuve la mirada hirviendo de fascinación con tantos volcanes nevados, valles, campos, rios y lagos en un solo panorama. Por fin podía ver con mis propios ojos la magia del Sur!

El Puelo Lodge con su techo verde a la izquierda. El río atrás de la colina.
El dia siguiente, Manuel, el chofer y encargado de abastecer el Mitico Puelo Lodge, me llevo temprano en camioneta en dirección al estuario Reloncavi, el primer fiordo de la Patagonia chilena. Dos horas después, llegamos bajo una lluvia relativamente suave a Punta Canelo, a donde termina el camino y empieza el encajonado lago Tagua Tagua. Al fin de la hora siguiente, estábamos desembarcando del transbordador al otro lado del lago, y justo en la desembocadura de la primera parte del rio Puelo. Al otro lado de otra punta (Maldonado) se encontraba el precioso lodge que me servirá de campo base. También destacaba al frente mio la más imponente cascada del lago al lado de la cual se suponía que se encontraba la entrada del parque Tagua Tagua.


El viento soplaba ahora a unos 20 nudos y mi opción para la tarde estaba clara como el agua del lago. Después de almorzar con una exquisita cazuela, infle el SUP, me puse mi traje de surf, botines, guantes y gorro en la sala de cambio de ropa exterior/interior, típico en los refugios. Y salí perfectamente abrigado contra el frio y el agua pero algo apurado para alcanzar la barcasa de la tarde y asi volver a Punta Canelo para atravesar en SUP los casi 10 km de longitud del Tagua Tagua. La idea era hacer un “downwind”; es decir ir en la misma dirección que el viento, para que te empuje para alcanzar mayor velocidad, y además sirve también para disminuir mucho la impresión de frio y lluvia. Asi fue como pude surfear de vez en cuando las micro-olas formadas por las rachas del Nortazo. Aproveche para pasar debajo de arboles colgados en los pies de los acantilados como si eran unos tubos de agua resinosos e ir a ducharme en varias cascadas nacientes con el aluvión del día. Qué suerte la mía! Me parecía haber encontrado sin muchos esfuerzos la fuente de la magia del Sur en su abundancia de agua en todas partes!

Amanecer sobre el Lago Tagua Tagua.
Al amanecer del tercer dia, el viento parecía haber nunca existido y ya aparecía algunos rayos de sol prometedor entre las nubes. El pronóstico del clima achunto. Aproveche por explorar los cerros e increíbles puntos de vistas detrás de mi acogedor mansión de lujo (Gracias Renzo, Rodrigo, Isabel, Georgia y los Manuel). Descubrí cerca de una cascada el ingenioso molino de agua que entrega electricidad al lodge. Finalmente llego la hora de ir al muelle y poner mi SUP al agua para remar por segunda vez hasta Punta Maldonado. La llegada del primer transbordador era mi suerte por encontrar un vehículo que podría llevarme rio arriba, en dirección al lago Azul, el lago de Las Rocas, el Bolsón y Argentina.  Mi intención no era ir tan lejos. Sola andar unos treinta kilómetros hasta encontrarme de nuevo con el rio el cual me llevara de retorno al Mitico Puelo Lodge.

Bajando el Rio Puelo en Stand Up.
Es cuando la camioneta me dejo solo al borde el camino que empezó realmente la aventura. Entre en un bosque denso y seguí, con mi tabla bajo el brazo, el sendero que me habían indicado. Estaba ansioso para oír el rio, pero pude ver en un momento que me encontraba aun mucho más arriba que su nido (unos 200mts) y fue solo unos 20 minutos de descenso más tarde que puse los pie en un hermosa playa de arena blanca. Fue bastante mi emoción al ver el color turquesa translucida del rio corriendo a unos 15 nudos!

Los colores increíbles de la playa Santo Domingo.
Sin esperar, empiece por primera vez a surfear un rio de verdad, feliz como un niño abriendo sus regalos de navidad! Quede fascinado con la velocidad en que las piedras multicolores desfilaron durante toda la tarde bajo mi SUP. Mientras, traían su dosis de adrenalina numerosos troncos hundidos y salmones fugaces. Fue un poco más tarde cuando pude empezar realmente a disfrutar del paisaje imponente que me rodeaba… Justo cuando los rayos del sol empezaron a esconderse detrás de unas cumbres nevadas, apareció Punta Maldonado y la satisfacción de haber cumplido con un sueño.

Caminando con la inflable entre los cerezos... eso es desconectarse por completo.
El espejo matinal del lago y el sol radiante fueron una invitación royal para cumplir mi última misión en este paraíso natural. Atravesé el jardín y cerezos floreciente hasta el muelle para poder subirme al SUP con el short puesto y un bolso hermético en el cual guardaba mis zapatos de trekking y un picnic. Al medio de mi travesía hasta la cascada y la entrada del parque (que se inaugurara en diciembre 2012), vino a saludarme el equipaje del transbordador, que seguía incrédulo con la simpleza de mi autonomía marítima.

El transbordador que cruza el lago.
Sin mucho esfuerzo llegue al pie del parque e apoye mi equipo sobre unas rocas antes de subir un impresionante sendero, muy bien concebido, al medio de la selva austral. Quería ir el más arriba posible pero sabía que no iba a quedarme a dormir en el refugio y en un día era imposible llegar hasta la preciosa laguna Los Quetros, aun nunca navegada!

A la entrada del Parque Tagua Tagua.
Como me imaginaba, el viento térmico se había levantado con fuerza cuando llegue de vuelta a mi equipo cerca de la cascada. Estaba bien agotado con mis 6 horas de caminatas y aun me quedaba por enfrentar una travesía movida.  Las condiciones eran ahora perfectas para andar en windsurf o kitesurf. La próxima vez, vendré con amigos y mas equipos! 

Sin palabras...
Próximo y último episodio: El norte de Chiloé.

Texto y fotos: Patrick Rousseau
Diseño: Christophe Conry


No hay comentarios :

Publicar un comentario