lunes, 10 de septiembre de 2012

Viajar en el tiempo. La columna de Luciano Meneghello 01 (Brasil)


Luciano Meneghello de Santos en la región de Sao Paulo, es el editor de SUPClub.com.br, la mayor pagina de Stand Up en el gigante mercado Brasileño además de ser el nuevo y primer editor de la nueva revista Fluir Stand Up, una revista 100 % de stand up que viene junto con la Fluir trimestralmente. Fluir es una institución del surf en Brasil y sin duda la mayor revista del país.

En el camino, la brisa suave de las ocho de la mañana, sólo sirvió para referescar el cuerpo, con los músculos duros, ya que realizaron un gran esfuerzo, en contraste con el estado mental de total paz y armonía.

En el camino, disfrute la agradable compañía de las aves, y durante unos segundos, una racha que llegó, tan curioso como yo, pero rápidamente se dio la vuelta.

Eran poco más de las nueve cuando llegué a la Isla de Palmas y su pequeña playa, accesible sólo a aquellos que están dispuestos a navegar.

El sol de otoño brillando y el agua cristalina, eran una invitación a bucear, que no ha desaparecido aún.

Ya eran las diez de la mañana cuando el viento del suroeste empezo a soplar fuerte. Ya era hora de regresar.


El viento y su dirección eran perfectos para downwind según lo previsto, y asi fue: maravilloso. Me las arreglé a surfear por olas de viento imaginando a mí mismo en el cruce del Molokai a Oahu.

Me tomó la mitad del tiempo para llegar a la playa. Y pronto estaba en mi casa de descanso.

Fue entonces cuando el schuffle de mi I Pod "eligió" una canción de una banda que me encanta, The Church. Cerré los ojos un instante y volvi al mar, haciendo downwind, disfrutando de la naturaleza, para luego volver al año 1985.

Fue en 1985 que oí 'Reptile' por la primer vez. Yo era un niño que acababa de surfear el primer tubo de la vida en Praia Grande, de Ubatuba. Dejé a mis amigos locos. Yo hablaba de este tubo muchas veces  y, de vuelta a casa, Rogerio, el dueño del auto, toco un cassette de The Church. Y aquí estaba yo, apretado en el asiento trasero del coche, con la cabeza mirando al cielo. Cerré los ojos, oí la música y regrese a lo tubo.

Estaba aprendiendo a viajar en el tiempo.

Y con el tiempo, yo percebi que muchos de mis amigos han perdido esta capacidad, se hundieron en un trabajo aburrido, pero rentable económicamente, y se entregan a las obligaciones supuestamente impuestas por la sociedad.

Viaje en el tiempo depende mucho de la entrega.


Por supuesto que todos, especialmente los latinoamericanos, acostumbrados a las crisis económicas, la falta de puestos de trabajo y los gobiernos populistas, a menudo tienen que dejar a un lado los sueños de una vida, por así decirlo, más pragmáticamente, aunque sólo sea por un rato.

Pero yo, por ahora, estaba muy lejos de todo eso, haciendo downwind. El Stand Up Paddle tiene ese poder.

Diseño gráfico: Chris Conry


No hay comentarios :

Publicar un comentario