viernes, 1 de abril de 2011

Reflexión sobre los Pronósticos de Olas…

Por Arnaud Frennet
"Acabo de salir del agua.
El pronóstico marcaba 12 pies por 16 segundos…Bien alentador para correrse unas mutantes, pero al mirar el mar no se veía nada muy grande. Después de mucha hesitación decidí entrar igual con mi Gun Naish 10’8,… pero luego me arrepentí. Ninguna pasaba los 3 metros, y con un periodo de 16 segundos me esperaba mucho más. Sentado en mi tabla, esperando las bombas con las cuales había soñado, me di cuenta de lo adicto que uno se pone al pronóstico.

¿Llegarán o no?
El pronóstico de olas se transforma en Ley, hace cambiar la decisiones, la hora de meterse al agua, el día en que uno se enferma (y no puede llegar a la oficina por riesgo de contagiar a sus colegas),… se confía más en MagicSeaweed y cia que en sus propios amigos!
No tan así es la vida de los Kitesurfers y Windsurfers quienes están acostumbrado a unos pronósticos de viento aún imprecisos. Llegan entusiasmados y no sopla, o el viento llega tarde, cuando ya se fueron, etc… En cambio hoy en día las olas son fáciles de predecir y pocas veces el pronóstico se equivoca. Los satélites siguen un oleaje desde su nacimiento, y estamos cerca de poder decir a qué hora llegará una marejada en cada playa.
Lejanos están los tiempo en los cuales uno llegaba a la costa con la guata apretada del estrés de saber con qué tipo de mar se iba a encontrar. Las olas no se anunciaban…llegaban y punto. Para ser surfista de verdad, había que dedicarse de lleno. Era muy difícil conciliar una vida profesional con el surf, no iba de la mano. Si querías surfear tenías que estar cerca del mar, atento siempre, por si acaso una olas se dejaban caer.

Antiguamente, las olas no se anunciaban…llegaban y punto
Las nuevas generaciones nunca vivieron estos tiempos y hoy día no es extraño de ver unos fanáticos seguir los oleajes en varios puntos del océano. Recibirlo en Hawaii, volar a California a esperarlo nuevamente y después despedirse del mismo oleaje en Baja California, México. Uno puede organizar su trabajo en cuanto al pronóstico, y tener éxito en la vida profesional sin perderse los días épicos.

Finalmente tras mucho tiempo reflexionando sentado en mi tabla, llegó la primera bomba! Perfilándose en el horizonte, una majestuosa masa de agua empezó a crecer y crecer viniéndose directamente hacía mi. A pararse, remar, remar y yuuhuuuu…y me fui con un gran drop y una buena dosis de adrenalina.
El resto de la sesión fue así, muy bueno, muchas olas grandes, que quizás llegaron un poquito atrasadas, pero llegaron tal como se había pronosticado.

Un poco atrasadas, ¡pero llegaron!
Al final, si me dio nostalgia de los viejos tiempos, también salí feliz de poder contar con estos Pronósticos.
Ahora a chequear internet, y ver lo que se viene para los próximos días!"
 .


No hay comentarios :

Publicar un comentario