viernes, 30 de abril de 2010

Catástrofe ecológica en el golfo de México


El derrame de crudo causado por el hundimiento de la plataforma petrolera "DeepWater Horizon" esta fuera de control y ya esta alcanzando la costa del estado de Luisiana. La empresa petrolera BP reconoció "plena responsabilidad" por la marea negra y por la limpieza. BP operaba la plataforma que naufragó el pasado 22 de abril en el Golfo de México, dos días después de producirse una explosión que dejó hasta el momento un saldo de 11 empleados desaparecidos.
El Ministerio de Medio Ambiente de México consideró que el derrame de crudo registrado en Estados Unidos aún no amenaza sus costas y pidió a Washington que repare los daños. El presidente de EE.UU. Barack Obama prometió une revisión mucho más estricta de todas la plataformas que operan en el golfo, y declara que su gobierno esta preparado para responder ante la catástrofe.

La marea negra podría provocar una catástrofe ecológica de grandes proporciones debido a las particularidades de la región, que concentra el 40% de los pantanos costeros estadounidenses y un sector pesquero floreciente.
Los pantanos costeros hierven de vida: alimentados por los ricos sedimentos del Mississippi, rebosan de peces y crustáceos y abundan las ostras. Constituyen además una importante etapa para las aves migratorias.
Para los mamíferos y los peces, si su pelaje o plumaje resulta manchado con petróleo pueden morir por sofocación o hipotermia. En una costa rocosa los voluntarios pueden capturarlos para limpiarlos, pero eso es más difícil en los pantanos.
En cuanto a las tortugas marinas, caimanes, delfines o ballenas, pueden inhalar o ingerir el petróleo cuando suben a la superficie para respirar, o al alimentarse de presas ya manchadas, corriendo el riesgo de sufrir inflamaciones, lesiones internas u otras complicaciones.
Aunque el petróleo flota en la superficie, algunos hidrocarburos se depositan en el fondo y crean un entorno tóxico que puede matar las larvas de peces y de otros animales marinos.
Sin esperar la marea negra, criadores de camarones de Luisiana ya presentaron una demanda contra BP, a cargo de la explotación de la plataforma accidentada, para obtener un resarcimiento de cinco millones de dólares.
Luisiana es lejos el primer productor estadounidense de camarones, cultivados en inmensas explotaciones costeras.


No hay comentarios :

Publicar un comentario